Análisis sintáctico de oraciones compuestas y complejas a la vez

 

 

     El único paso que nos queda ya consiste, simple y llanamente, en ir mezclando las oraciones compuestas con las complejas, procedimiento que es el que realmente utiliza la lengua castellana. Llegamos, por fin, al verdadero análisis sintáctico de oraciones castellanas, es decir, a la demostración de que cualquier mensaje castellano, constituido por oraciones simples, compuestas o complejas, puede ser analizado de modo gráfico, sencillo y exacto. El valor del recuadro en que hemos ido colocando las suboraciones adquiere ahora todo su valor pues dentro de ese recuadro podrán incluirse, siempre que se quiera, todas las compuestas posibles y todas las complejas posibles. La yuxtaposición, la coordinación, la subordinación y la inordinación pueden tener cabida dentro del esquema básico que hemos seguido hasta aquí. Si se ha seguido con atención lo hasta ahora expuesto, no debe presentar ninguna dificultad lo que sigue. Comenzaremos, no obstante, con un ejemplo sencillo:

 

Ejemplo 18.-

     Se ha conseguido, pues, incluir, dentro de una sola oración compleja a una suboración inordinada adverbial que, a su vez, está compuesta de dos cooraciones coordinadas explicativas. Los ejemplos de esta posible mezcla podrían seguir multiplicándose, pero el método está ya finalizando. Sólo añadiremos otro ejemplo más de inordinación dentro de composición. A partir de aquí las posibilidades serán ya infinitas, pero todas entrarían dentro del modelo básico.

     

Ejemplo 19.-

     El único problema que puede presentarse a partir de aquí es de índole espacial, es decir, que el espacio disponible (la anchura de una página o de la pantalla del ordenador) no permita el análisis de oraciones de mayor extensión: para ello serán necesarias cartulinas o rollos de papel. Así, en una superficie de medio metro de ancha podría ser analizado el mensaje-oración del ejemplo 20, que, por razones de espacio no completamos aquí (aunque puede verse totalmente resuelto en el ejemplo 27 del Apéndice), pero que adquiriría el siguiente (y único) aspecto:

     

Ejemplo 20.-