Oraciones Subordinadas Causales

 

 

 

 

 

            Las oraciones subordinadas de causa indican la razón real o imaginaria por la que se produce el hecho del primer elemento oracional. Sus nexos son los que se aprecian en el siguiente cuadro:

 

 

Hemos agrupado los diferentes nexos casuales atendiendo a los siguientes criterios:

 

Nexos con "que"

Se trata de nexos conjuntivos en los que básicamente entra la conjunción que:

·        porque, por (que): es el nexo más usado, tanto en su forma separada como compuesta, aunque en la pronunciación no se distinga cuál de ellos ha sido el usado y en la escritura se tienda siempre a escribir la forma compuesta. De todos modos, aunque su significación es idéntica cuando se refiere a la idea de "causa", sintácticamente sería preferible distinguir entre la subordinada causal (No saca buenas notas porque no estudia) y la inordinada sustantiva de complemento circunstancial de causa (No saca buenas notas por  que no estudia). Añadiremos un ejemplo en el que se apreciará la diferencia entre ambos nexos y podrán confrontarse al mismo tiempo con la forma relativa por  que (= por el que, por la que, etc.) con la que tanto suelen ser confundidas: No vino porque tenía razones por (las) que no venir, no por  que no quisiera. Cuando se presenta la preposición sola, puede  haber confusión con las finales: Habla bajo por no molestar.

·        que: Vete ya al trabajo, que se te hace tarde.

·        ya que: Ya que no disponemos de dinero suficiente, olvidemos lo del viaje.

·        pues (que): Vete ya a tu casa pues tu madre te espera.

 

Nexos con "como"

Las formas nexuales en que interviene como son:

·        como (que): es generalmente de uso enfático en las dos formas que presenta: ¡Como no se está quieto nunca, pasa siempre lo que pasa!; Avisó a la policía, como le había aconsejado su abogado; ¡Claro que está enfermo: como que tiene depresiones! -Tiene sueño. -¡Como que no ha dormido nada! Se apreciará que se trata de oraciones muy cercanas a las interjectivas: bastaría con eliminar la oración principal.

·        de tanto como: Me tiene harto de tanto como pregunta.

·        comoquiera que: Comoquiera que este carbón despide un humo muy espeso, no permite la respiración.

 

Construcciones sintagmáticas

Tienen valor causal construcciones sintagmáticas, preposicionales o no, seguidas generalmente de la conjunción que:

·        a causa de (que), por culpa de (que), gracias a (que): van con el verbo en infinitivo cuando no les sigue la conjunción: Gracias a haber dejado la puerta abierta, no nos axfisiamos con el gas (Gracias a que habíamos dejado la puerta abierta,...).

·        por razón de que, en vista de que, merced a que: En vista de que no hay más preguntas, podemos dar por finalizado el acto.

·        a fuerza de: sólo es nexo de subordinada causal cuando va seguido de infinitivo: A fuerza de trabajar duro, ha llegado donde está.

 

Construcciones participiales

Las construcciones participiales seguidas de la conjunción que, todas ellas con idéntica significación, son: supuesto que, puesto que, debido a que, visto que, dado que, etc.: Dado que ya nos conocemos, es inútil seguir hablando; Visto que nadie me apoya, dimito en este momento; Puesto que no lo reclama, no debe de ser suyo.

 

Formas no personales

Las construcciones que van seguidas de formas no personales del verbo pueden ir:

·        con infinitivo, además de las arriba señaladas (a causa de, etc.), pueden señalarse ciertas formas prepositivas: (por) (de) tanto + infinitivo, al + infinitivo: Al no verlo, empecé a preocuparme; Por tanto estudiar anoche, me duele la cabeza ahora.

·        con gerundio: Estando vosotros aquí, nada temo.

 

Construcciones adjetivales

Algunas construcciones preposicionales con adjetivos, como (por) (de) (lo)  + adjetivo + que, de + adjetivo, etc. pueden ser consideradas como productoras de subordinadas causales, aunque todas estas construcciones pueden ser también perfectamente interpretadas como subordinadas consecutivas, dado el alto valor intensificador del elementos anterior al adjetivo: De lo gordo que está, no puede ponerse los pantalones; Las paredes brillaban de blancas; Las paredes brillaban de(lo) blancas que estaban.